Una historia con raíces profundas

José Ramón Santamaría se fue joven a Estados Unidos a jugar como profesional de la cesta punta. Allí conoció a Sandy, con quien se casaría y tendría dos hijos: José Luis y Alicia. En 1990 decidieron poner fin a aquella aventura y se instalaron en Laguardia. De aquí eran los padres de José Ramón y aquí pasó veranos interminables cuando era niño jugando en su frontón y corriendo por sus calles empedradas.

Media vida dedicada a la hostelería

El camino de la familia en la hostelería comenzó en el mítico Batzoki de Laguardia, que regentó durante 12 años. El siguiente alto en ese camino fue en Las Postas, un local más grande en el que permanecieron seis años más. Y en 2008 nació La Huerta Vieja.

Generación a generación

La Huerta Vieja se levanta sobre el terreno que perteneció a Luis Santamaría y Blanca Peciña, en el que ellos mismos cultivaban una vieja huerta. Hoy, los hijos de José Ramón han tomado un papel importante en La Huerta Vieja. José Luis como gerente y Alicia como jefa de repostería. Su objetivo cada día: convertir lo extraordinario en algo cotidiano llevando el sabor de la Tierra al plato y al vaso.

En La Huerta Vieja, sí.